operación bypass gástricoEl Instituto Jesús Lago nace de la experiencia acumulada durante 14 años por el doctor Jesús Lago en el área de la obesidad. Desde que acabó su formación como especialista en cirugía de aparato digestivo, el doctor Lago se ha especializado en los tratamientos intervencionistas de la obesidad.

¿Por qué es necesaria una especialización específica en tratamientos intervencionistas y en cirugía de la obesidad?

La respuesta es muy sencilla. La cirugía de la obesidad y cualquier tratamiento intervencionista sobre la obesidad implica una gran dificultad técnica por la situación general de los pacientes. El sobrepeso y el acúmulo de grasa en las zonas en las que debemos intervenir como en la parte alta del abdomen, hacen que dificultad técnica aumente respecto a cualquier otra cirugía.

Por este motivo antes de someternos a cualquier tratamiento intervencionista de la obesidad debemos asegurarnos que el cirujano o especialista que nos va a tratar tiene una experiencia demostrada en este campo. Si esto es así los riesgos son mínimos y el resultado muy bueno. Por el contrario si el especialista que le atiende no tiene una experiencia demostrada en este campo usted se está sometiendo a un riesgo innecesario.

¿Porqué debemos de intervenirnos?

Muchos pacientes se hace esta pregunta. ¿Porque someternos a una cirugía cuando tenemos obesidad si muchas veces no nos sentimos enfermos? La respuesta aquí también es sencilla: porque realmente sí que estamos enfermos aunque no seamos conscientes de ello.

Así es, actualmente existen incontables estudios que demuestran que el paciente con obesidad es una persona con una alteración en la fisiología normal del organismo. Prueba de ello es la medición de muchos marcadores que demuestran que el paciente con obesidad se encuentra en un estado inflamatorio mantenido. Este estado inflamatorio conduce a infinidad de problemas como puede ser la mala cicatrización, la hipertensión, la diabetes, incluso la susceptibilidad aparecer muchas infecciones o a padecer cáncer.

Por todos estos motivos sabemos que el paciente con obesidad morirá mucho antes que un paciente sin obesidad por el simple hecho de parecerla.

La conclusión es sencilla: en manos de un cirujano con experiencia los riesgos de la cirugía son mínimos y sin embargo los riesgos de la obesidad son enormes.

Más Información en http://www.institutojesuslago.com/